Cultura

CURIOSIDAD INTELECTUAL Y ENHANCEMENT

FacebookLinkedInTwitter
8 de eneroPor Cristian

Las empresas y sus personas viven y compiten en un mundo interdisciplinar, un territorio repleto de dificultades donde las ideas y las decisiones que determinan la ventaja frente al resto de competidores es la gran piedra filosofal. Mi aventura que comenzó intentando comprender como las empresas descubren y apuestan por una ventaja competitiva, ha terminado en la neurobiología, la óptica y la genética.

Rafael Yuste quiere entender cómo funciona nuestro cerebro. Neurobiólogo afincado en New York, es el precursor de uno de los proyectos más ambiciosos – el proyecto BRAIN – una propuesta científica avalada y financiada por la Casa Blanca de la mano de Barack Obama que persigue el objetivo de mapear aquello que nos hace verdaderamente únicos: el cerebro.
Susana Marcos Celestino es profesora de Investigación en el CSIC, directora del Laboratorio de Óptica Visual y Biofotónica y director-at-large de la Sociedad Americana de Óptica, coinventora de 14 familias de patentes. Sus investigaciones le han hecho ser pionera en la investigación de nuevas técnicas para evaluar las propiedades ópticas en la visión humana, desarrollando técnicas no invasivas para evaluar las propiedades ópticas y estructurales del ojo.
Juan Carlos Izpisúa es conocido por retar a la muerte. Director del laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk de Estados Unidos y catedrático extraordinario de Biología del Desarrollo de la Universidad Católica de Murcia. Con sus trabajos, Juan Carlos ha ayudado a comprender mecanismos celulares básicos involucrados en el desarrollo embrionario, además de contribuir a la creación de nuevas metas para la ciencia biomédica en campos como la regeneración de órganos y tejidos y la lucha contra el envejecimiento.
Todos ellos tienen en común un elemento: el deseo de adquirir nuevos conocimientos y nuevas experiencias que les motivan a contestar preguntas que transformarán positivamente el mundo, la curiosidad intelectual.

¿Cómo descubrir la curiosidad intelectual?
Tenemos referentes que destacan por su curiosidad intelectual. Su comportamiento nos ha permitido extraer aquellas conductas observables que la definen.
Las personas con una alta curiosidad intelectual son aquellas que buscan y disfrutan ante la novedad, con un deseo intrínseco de incrementar su conocimiento y empoderar su habilidad – llamado en la neurobiología enhancement -. Son personas que utilizan las preguntas para escuchar, que, ante un mismo objetivo, tienen la capacidad de generar diferentes estrategias para alcanzar la solución y que destacan por su paciencia, persistencia y creatividad.
Finalmente, investigando la curiosidad intelectual, Neil deGrasse – astrofísico, escritor y divulgador científico – me abrió los ojos “¿Cuál es la diferencia entre un científico y un adulto? El científico mantiene el corazón de un niño”. Todos nacemos con el instinto de curiosear, elemento clave que nos permite conocer el mundo. Sin embargo, parece con el paso del tiempo dejamos de explorar. En este sentido, me planteo ¿Cuánta curiosidad queda en nuestro mundo? ¿Y cuánta en nuestras empresas?

Mantente informado

Términos & Condiciones