Menu
A+ A A-

LA CRISIS, Y AHORA, ¿QUÉ? Entrevista a Felix Peinado

articlesSiguiendo nuestra nueva tradición de ampliar el espectro de opiniones dentro de Inmerco, traemos esta semana una nueva entrevista. En este caso tenemos el gusto de que el entrevistado sea Félix Peinado, secretario general de la Confederación Regional de Empresarios de Castilla la Mancha. Es licenciado en Derecho y Máster en Instituto de Empresa (IE), y tiene un profundo conocimiento sobre los temas económicos, sobre todo en su relación con las empresas y empresarios (como podéis ver en su blog).

Como sabéis hemos comenzado este año en Inmerco con un mensaje "Son Tiempos de Capital Humano y Competitividad". Un mensaje que va dirigido al replanteamiento de nuestras empresas, para llevarlas hacia una gestión que nosotros creemos con más futuro, la gestión de los atributos intangibles (todo aquello que no es producto físico; es marca, es trato a cliente, son valores, es ética,...).

Por todo esto, hemos pedido a Félix Peinado, que nos hable sobre esta crisis y sobre todo, qué podemos esperar en los años venideros.

1. ¿Qué podemos aprender de esta crisis, si es que se puede aprender algo? ¿Se aprenderá o se obviará lo sucedido con un "ya pasará"?

La historia económica nos dice que los seres humanos olvidamos muy pronto los motivos de las crisis, e insistimos en reiterar los mismos errores. Sería muy largo enumerarlos. Tras otras recesiones se han tomado medidas de tipo regulatorio que han servido para minimizar los efectos de crisis futuras. De la presente recesión podremos aprender analizando los efectos de las políticas monetarias y fiscales que han aplicado los Estados, pero hasta la fecha no he visto que se hayan adoptado medidas significativas de tipo estructural, por lo que creo que, cuando todo pase, seguiremos de forma muy parecida a como lo hacíamos anteriormente.


2. ¿Crees que las empresas españolas podrían haber hecho algo a priori para que la crisis no hubiese sido tan intensa?


Bueno, una vez que suceden las cosas es fácil ver los errores cometidos. Lo difícil es ser previsor. Creo que la crisis cogió a la mayoría de empresas con una estructura de balances inadecuada, con exceso de apalancamiento. Esto es lógico porque genera rentabilidad, pero también produce una fuerte debilidad ante una situación de restricción de crédito como la que se genera en una crisis. En general, en un importante número de empresas existía una insuficiente visión estratégica que fuera mucho más allá de las rentabilidades a corto, por lo que aspectos como la diversificación en mercados internacionales, la innovación, etc., que hubieran minimizado algunos de los efectos de la crisis, no estaban en la agenda, y en pleno vaivén es difícil tener capacidad para afrontar esos retos.



3. ¿De cara al futuro, ¿en qué sectores el tejido empresarial español puede aportar mayor valor añadido, y por tanto ser las bases para un renovado modelo económico?

Las empresas más importantes que durante los últimos años han crecido en volumen e internacionalmente pertenecen al sector financiero (bancos o empresas de explotación de  infraestructuras a largo plazo). Las empresas grandes suelen tener un importante efecto arrastre sobre el resto, y éstas no han pertenecido al sector industrial. Tenemos una carencia de industria competitiva.

No creo que se se deban apostar ni descartar sectores en base al valor añadido. El turismo, por ejemplo, que ha sido y es la principal industria nacional, es un sector de bajo valor añadido, y sin embargo no por ello debe hacerse otra cosa que mejorar su eficiencia y su calidad. Es claro que sectores de alto valor son también de alto interés, pero lamentablemente no tenemos muchos de ellos actualmente, por lo que deberemos trabajar con los mimbres que tenemos.



4. ¿En la construcción de este nuevo modelo qué papel debería jugar el Estado?

No soy de los que creen sólo en el papel de la mano invisible, pienso que el Estado tiene su papel, pero ese es fundamentalmente regulador y de corrección de desviaciones. El Estado debe propiciar un entorno proclive a la actividad de las empresas, eliminando trabas, promoviendo infraestructuras, contribuyendo a la estabilidad y a la transparencia. En países como el nuestro, donde culturalmente miramos mucho al Estado como director del rumbo de la sociedad, no pasa nada porque sirva también entonces de promotor y dinamizador de actitudes e iniciativas.


5. ¿En este nuevo modelo económico qué sectores tradicionales crees que tendrían mayor fortaleza?

No estoy demasiado convencido de qué va a ser esto del nuevo modelo económico. Está claro que el sector construcción se redimensionará, pero no aprecio a corto plazo el nacimiento de nuevos sectores basados en lo que podríamos llamar un nuevo modelo económico. Existirá un replanteamiento de la actividad de las empresas, si el mercado cambia, o nacerán empresas nuevas para dar respuesta a los nuevos requerimientos, pero no se producirá de forma inmediata y tampoco con gran intensidad. De hecho, los sectores tradicionales que arrastran una pérdida de competitividad importante es debido fundamentalmente a la globalización y no tanto a la última crisis. Es muy difícil mantener modelos de negocio y estrategias cuando cambia fuertemente el entorno. Como siempre, la fortaleza la ofrece la capacidad de adaptación, y esto depende fundamentalmente de la inteligencia y de la decisión. 



6. ¿Cuál debería ser la prioridad, el desarrollo de nuevos sectores (tecnológicos, biomédicos,...) o la renovación del sector industrial tradicional (mueble, textil, calzado,...)?

Afortunadamente, no tenemos obligación de optar por una cosa u otra. No es cuestión de sostener con dinero público sectores a todas luces inviables, sean estos los que sean, como tampoco lo es el crearlos de forma artificial sin que exista realmente un mercado o una rentabilidad sin apoyo público.

Lo que sí es verdad  es que, además de modernizar el tejido productivo que tenemos, los nuevos sectores de alto valor añadido y con capilaridad hacia el entorno, en el que se promueve el nacimiento de nuevas empresas de apoyo, tienen que encontrar el mejor caldo de cultivo. Por muy diversas razones, existen relativamente pocas oportunidades para atraer capital de este tipo de proyectos, por lo que deben encontrar un marco de educación, investigación, financiación, infraestructuras, servicios y empresas auxiliares, etc., muy adecuado para ellos. Supone una apuesta y un retorno social importante.

Dirección

Calle El Bachiller 6, 2
46010 Valencia

Teléfono

+ 34 963 626 359

Email

inmerco@inmerco.com

Linkedin 1389654839 linkedin circle gray

Encontrarás información de INMERCO y a su equipo en Linkedin.

Twitter

También nos encontrarás en Twitter.

Política de Privacidad

Folleto Proceso Mejora del Clima

 

Asociados con

tsa2
Inventa Logo

cooplexityinstitute logo M

logosumar