Menu
A+ A A-

Evaluación por Valores, por Raúl Pérez

Al seleccionar a las personas que conformarán nuestra empresa, con las que tendremos que trabajar a diario, tenemos que considerar aspectos emocionales y éticos, además de las capacidades técnicas.



La Selección por Valores centra su atención en cómo es la persona más que en qué sabe hacer. Hasta ahora, cuando considerábamos a la persona dentro de una organización empresarial, en demasiadas ocasiones se la cosificaba en sus cualidades más técnicas, aquello que hemos llamado siempre “ser un profesional”. Nivel en informática, en idiomas, sabe contabilidad, cuáles son sus notas durante su formación, … Por supuesto todos estos aspectos son importantes para desempeñar un buen papel en un puesto de trabajo, pero no son los únicos ni los primeros. También hemos de contar con nuestras circunstancias, aquello que nos define como personas y que afecta de manera directa al resultado de nuestro trabajo: factores emocionales y valores.

 

Los aspectos emocionales o relacionales son aquellos que definen cómo nos relacionamos con los demás y con nosotros mismos, a través de qué mecanismos y con qué resultados. Estos factores están relacionados con la comunicación, con nuestro nivel de optimismo, con nuestra capacidad para establecer nuevas relaciones, con nuestra inteligencia emocional, … y suponen una llave que permite o no el paso a aquellos otros aspectos técnicos de los que hablábamos antes. Es decir, una persona puede ser un excelente contable, informático o abogado, pero si no es capaz de mantener unas relaciones equilibradas con los demás y consigo mismo, no será un excelente profesional. Los aspectos emocionales bloquearán a los técnicos sin permitirles manifestarse. Es lo emocional lo que determina a lo racional. Esto lo dejó claro en su momento Goleman con su concepto de Inteligencia Emocional.

 

Y además esto es cada vez más así porque se evidencia día a día nuestra vida en red. Estamos más conectados y lo estaremos aún más. Ya no existen los trabajos que no sean en equipo. Todos precisamos de otras personas para desarrollar nuestra labor.

 

Partiendo de esta base, tenemos que añadir la creciente importancia que se le está dando desde el mundo empresarial a aspectos relacionados con el desarrollo ético, con la definición de determinadas “formas de ser”. Las empresas tienen su propio carácter y son conscientes de él. De esta forma, encontramos otro condicionante que adelanta a las capacidades técnicas de las personas que aspiran a un puesto: sus valores.

 

Las habilidades tecnológicas son relativamente sencillas de aprender. Si la persona tiene una base de conocimiento, con algo de práctica y formación aprenderá casi cualquier cosa que necesite para desarrollar su trabajo. Sin embargo, la enseñanza de valores (ser riguroso, ser tolerante o ser honesto, por ejemplo) es mucho más compleja. Es un proceso de largo recorrido, de metodología ambigua y resultados no garantizados. De esta forma, cuando seleccionamos a las personas que van a entrar a trabajar en nuestra empresa, tenemos que ser capaces de captar cuáles son los valores en los que cree el candidato, cuáles son las cosas que considera importantes en la vida, cuáles sus convicciones éticas. Porque si no coinciden con aquellas que definen a la empresa, más tarde o más temprano nos encontraremos con conflictos.

 

Hay organizaciones que contratan a personas con excelentes capacidades relacionales y con valores cercanos a los de la empresa, sin tener un puesto de trabajo concreto en el que incluirle, pero con la certeza de que ése es el tipo de personas que ha de componer la organización.

 

Acabaremos con una de esas obviedades sobre las que debemos reflexionar de cuando en cuando para no obviarlas: la empresa es tan valiosa como lo sean las personas que la componen. Y cuando hablamos de personas necesariamente hablamos de sus emociones, sentimientos y valores. Cuando seleccionamos a un contable para nuestra empresa, estamos seleccionando también a sus emociones, a sus formas de ver la vida, a sus valores…

 

Raúl Pérez.

Dirección

Gran Vía Fernando el Católico 87 - 9
46008 Valencia

Teléfono

+ 34 963 626 359

Email

inmerco@inmerco.com

Linkedin 1389654839 linkedin circle gray

Encontrarás información de INMERCO y a su equipo en Linkedin.

Twitter

También nos encontrarás en Twitter.

Política de Privacidad

Folleto Proceso Mejora del Clima

 

Asociados con

tsa2
Inventa Logo

cooplexityinstitute logo M

logosumar