Menu
A+ A A-

RECUPERAR LA MORAL EN LAS EMPRESAS

El tsunami de la crisis económica ha arrasado con más de cuatro millones de puestos de trabajo y depauperado sectores hasta niveles desconocidos, desde hace más de 25 años. A todo ello, se han unido las medidas de ajuste del Gobierno para conseguir reducir el déficit, con las consabidas reducciones de salarios de los funcionarios, con la reforma de mercado laboral y del sistema de pensiones en el horizonte. Ya nada volverá ser lo que fue. Es lo que piensa la mayoría de los ciudadanos, y es positivo que exista este pensamiento, que nos devuelva a la realidad, después de un periodo en el que creíamos que éramos ricos.

Tener un visión realista de nUestra economía es necesario, el problema surge cuando traspasamos la línea del realismo y pasamos al pesimismo, y de éste al desánimo. Esto es peligroso y es lo que puede estar sucediendo en gran número de empresas que han pasado por duros procesos de reestructuración con importantes reducciones de plantilla, o en los casos de fusiones (caso cajas valencianas), con la ansiedad que provoca, en las personas, estar ante un futuro incierto. Esta situación les hace perder la concentración en el negocio y la moral de lucha para competir en el mercado.

Es esta una cuestión que muchas empresas deberían plantearse:

¿Cuál es el estado de ánimo de mi personal? ¿Están preparados para afrontar los nuevos retos que tiene planteados la compañía? ¿Tienen la flexibilidad necesaria para responder a las exigencias del mercado?, ¿están preparados para implicarse y contribuir al éxito de la empresa?

La respuesta a estas preguntas es clave para el éxito de las empresas que están tratando de reorganizar o reorientar su actividad para poder permanecer en el mercado. Pensar que la situación es la misma y que las personas no están afectadas ante eventos como los comentados más arriba es un error que puede ser irreparable. Cuando a una persona le amputan uno de sus miembros o sufre una grave enfermedad, no es suficiente con proporcionarle una prótesis o el medicamento para curarlo, necesita una adaptación psicológica a su nueva situación para poder aprender a utilizar esa prótesis o vivir con las limitaciones causadas por la enfermedad. En la empresa sucede lo mismo, después de un traumatismo tan grave necesita un proceso de adaptación, para generar, en las personas que permanecen, nuevas fuerzas y una nueva ilusión para afrontar con energía el proyecto empresarial rediseñado.

Por eso es necesario establecer un plan de motivación e implicación de las personas que permanecen, un plan que tiene que partir desde la transparencia de los directivos con los trabajadores, informando de las causas que han generado la reestructuración, y estableciendo una comunicación permanente que permita al trabajador conocer, por una parte cuales son los proyectos de futuro de la compañía, y por otra, que es lo que esperan de él, para poder así, contribuir a la consecución de los objetivos planteados.

Estas medidas, por sencillas que parezcan, por desgracia no son la práctica habitual en nuestras empresas, y dada la situación que estamos atravesando, debería ser el “catón” para los empresarios y directivos de cualquier compañía que haya pasado por cualquiera de los procesos comentados.

Dirección

Calle El Bachiller 6, 2
46010 Valencia

Teléfono

+ 34 963 626 359

Email

inmerco@inmerco.com

Linkedin 1389654839 linkedin circle gray

Encontrarás información de INMERCO y a su equipo en Linkedin.

Twitter

También nos encontrarás en Twitter.

Política de Privacidad

Folleto Proceso Mejora del Clima

 

Asociados con

tsa2
Inventa Logo

cooplexityinstitute logo M

logosumar