Menu
A+ A A-

COOPERATIVISMO Y MANAGEMENT

enricUna de las cuestiones más debatidas en el mundo de la dirección de empresas es cómo integrar e implicar a los trabajadores en el proyecto empresarial, en este sentido, y desde que se inicio la era industrial, han aparecido distintos modelos de gestión. A finales de los años cincuenta, la Formación para el Trabajo en Equipo. Los Círculos de Calidad, que se iniciaron en Japón con notable éxito y se expandieron en EEUU y en muchos países occidentales.

Los Equipos Autogestionados en la década de los ochenta. La Gestión de la Calidad Total de la mano de Peters y Waterman a través de su libro “ En busca de la Excelencia” se abrió camino entre finales de la década de los 80 y a lo largo de los 90. En paralelo y en los años cincuenta y sesenta y gracias a Peter Druker y otros autores se fue implantado en las empresas la Dirección por Objetivos y aun hoy, sigue siendo un modelo de gestión muy utilizado. Más recientemente apareció la Dirección por Valores que según Garcia y Dolan se trata de “una herramienta de dirección estratégica y liderazgo participativo no convencional para la construcción de empresas situadas entre la utopía humanista y el pragmatismo”.

 

Todos estos modelos han ido evolucionando y dando origen a aplicaciones en las que se combinan partes de los mismos y siempre con la finalidad de motivar y hacer participe al trabajador ya sea por interés, es decir, por obtener un mayor rendimiento, o por filosofía, por considerar que los empleados son personas con sus capacidades, necesidades, y emociones y como tales deben participar íntegramente en el proyecto empresarial y no como mero factor de producción.

El cooperativismo por su propio origen, principios y valores fundacionales se posiciona en este segundo planteamiento, es decir, reúne las condiciones idóneas para desarrollar un modelo integrador de las personas, ya que en su propia esencia están implícitas la democracia, la participación, tanto en lo económico (retornos cooperativos) como en la gestión. La cuestión es que las cooperativas necesitan en muchas ocasiones una metodología para que esos principios se hagan palpables en los procesos de gestión diarios tanto en la relación con el colectivo de trabajo como con los clientes y su entorno, haciendo llegar sus valores diferenciales a la sociedad.

Desde mi punto de vista, habría que definir un modelo tipo, de gestión que actuará como marco orientativo para todas las cooperativas. Un ejemplo destacado, de este planteamiento, es el grupo cooperativo de Mondragón, que tienen desarrollado un modelo de gestión basado en seis puntos: principios básicos cooperativos, personas en cooperación, proyecto compartido, organización participativa, empresa excelente y resultados socio empresariales, cada uno de estos ítems se despliegan en apartados dirigidos a encauzar los comportamientos y formas de actuar de las cooperativas del grupo, los gestores y los cooperativistas y en su relación interna y externa con los clientes, el entorno y la sociedad en general.

Al igual que los principios cooperativos se han universalizado también debería existir ese modelo básico de gestión que caracterizara al movimiento cooperativo, que pusiera de manifiesto la manera especial y diferente de hacer las cosas, destacando el valor del trabajo y las personas y haciendo constar el carácter subordinado e instrumental del capital, aspectos profundamente diferentes de otro tipo de empresas pero, que hoy por hoy, no llegan a la sociedad con la claridad e intensidad que el propio cooperativismo necesita.


Dirección

Gran Vía Fernando el Católico 87 - 9
46008 Valencia

Teléfono

+ 34 963 626 359

Email

inmerco@inmerco.com

Linkedin 1389654839 linkedin circle gray

Encontrarás información de INMERCO y a su equipo en Linkedin.

Twitter

También nos encontrarás en Twitter.

Política de Privacidad

Folleto Proceso Mejora del Clima

 

Asociados con

tsa2
Inventa Logo

cooplexityinstitute logo M

logosumar