Menu
A+ A A-

EL TAMAÑO DE LAS COOPERATIVAS

enricEstas últimas semanas  he estado siguiendo las noticias sobre el cierre del grupo cooperativo Fagor y sobre los problemas financieros del Grupo Eroski, dos grandes cooperativas y buques insignia de Mondragón Corporación Cooperativa.

Ante estas situaciones de dificultad, aunque de distintas características, me vienen a la memoria los debates que manteníamos en mi época de directivo  de Consum sobre la importancia y necesidad de tener una gran dimensión para poder competir - en nuestro caso en el sector de la distribución comercial – con  las grandes compañías francesas de distribución como Pryca, Continente y Alcampo, que por aquel entonces se estaban desarrollando en España.

El tamaño era un objetivo incuestionable y era necesario alcanzarlo de forma rápida si queríamos mantenernos en el mercado. De hecho, éste fue el motivo de constituir el Grupo Cooperativo Eroski entre Eroski y Consum, que funcionó durante más de diez años y aportó sus frutos en la expansión de las dos cooperativas. Después, y por razones que podrían requerirían otro largo artículo, en 2004 el grupo se deshizo  y cada cooperativa siguió su camino de forma independiente.

Este cúmulo de situaciones me lleva a preguntarme: ¿es necesario tener un gran tamaño como empresa cooperativa para poder competir y mantenerse en el mercado?

No seré yo el que diga que el tamaño no importa. De hecho, desde estas  páginas he abogado por la necesidad de integrar y fusionar la actividad económica en el mundo cooperativo porque, en muchos casos, existen ineficiencias, reiteración de inversiones e incapacidad para abordar grandes proyectos, que harían mucho más competitivas y sostenibles a muchas cooperativas.

Ahora bien, el tamaño no lo es todo. Si nos referimos a los ejemplos de las cooperativas Eroski y Consum desde su separación, la primera triplica el volumen de ventas de la segunda, y, sin embargo, ha estado dando pérdidas los últimos ejercicios. En cambio, la segunda ha mantenido, e incluso mejorado, sus resultados desde que dejó el Grupo.

Lo que quiero poner de manifiesto es que, a partir de un determinado tamaño  dentro de un sector, existen otros elementos cruciales para tener éxito, como por ejemplo una buena gestión. Este aspecto es determinante siempre, pero hay otro  elemento que para mí resulta importantísimo: ser fiel a tu modelo, mantener aquellos principios y valores que en su día dieron origen al proyecto cooperativo, ser coherentes con ellos y transmitirlos a tus stakeholders.

Digo esto porque, tanto Eroski como el Grupo Fagor, en su proceso de expansión no han mantenido su modelo. El primero, en su desarrollo a nivel del estado español, lo ha hecho a través de sociedades de capital y, por tanto, con un modelo diferente al cooperativo que es el que dio origen a la cooperativa Eroski y que sólo mantiene en Euskadi y Navarra. Lo mismo ha hecho el Grupo Fagor que, en su proceso de internacionalización, ha recurrido a empresas de capital o a participaciones en dicho tipo de empresas en otros países.

Ya sé que la internacionalización puede dificultar la transposición del modelo cooperativo, pero no es menos verdad que el cooperativismo como modelo existe en todo el mundo, aunque con legislaciones diferentes. Recomiendo leer el trabajo realizado por Anjel Errasti titulado “Tensiones y oportunidades en las mutinacionales coopitalistas de Mondragón: El caso Fagor Electrodomesticos Sdad. Coop.” En él se explica cómo se ha producido el proceso de expansión internacional del Grupo Fagor y las tensiones creadas. Podéis encontrarlo a través de Internet en el número de la revista Revesco del último cuatrimestre del 2013.

http://pendientedemigracion.ucm.es/info/revesco/EdicionElectronica.php?IdRevista=35.

Mi tesis es que, más allá de las dificultades que puedan aportar los procesos de crecimiento, es necesario mantener la coherencia en el modelo,  ya que, sino, se generan contradicciones internas que afectan al funcionamiento y a la actividad de la cooperativa. Dichas contradicciones se derivan del cambio en las relaciones con el entorno: trabajadores, clientes, proveedores y la sociedad en general, porque se rompe con los principios y con la filosofía cooperativa, creando una especie de esquizofrenia entre lo que es la propia cooperativa y el funcionamiento de las sociedades de capital participadas.

Creo que el cooperativismo debe desarrollarse y crecer y, en muchos casos, esto supone integraciones, fusiones y adquisiciones. Pero desde mi punto de vista, lo crucial es no renunciar a su modelo, porque de lo contrario no se sabrá muy bien qué se está construyendo y dónde se sitúa el límite por conseguir mayor tamaño. Cuando se crea una cooperativa, se hace porque se cree en unos principios y en unas formas de actuar diferentes a las empresas de capital, y esto, creo, debe ser irrenunciable.

Dirección

Calle El Bachiller 6, 2
46010 Valencia

Teléfono

+ 34 963 626 359

Email

inmerco@inmerco.com

Linkedin 1389654839 linkedin circle gray

Encontrarás información de INMERCO y a su equipo en Linkedin.

Twitter

También nos encontrarás en Twitter.

Política de Privacidad

Folleto Proceso Mejora del Clima

 

Asociados con

tsa2
Inventa Logo

cooplexityinstitute logo M

logosumar