Menu
A+ A A-

INDIVIDUOS PARTICIPATIVOS

¿Qué está ocurriendo con nuestra forma de consumir y de producir en los últimos tiempos? En este artículo vamos a hablar de dos fenómenos cada vez más generalizados e íntimamente relacionados entre sí: la individualización y la participación.  Por Raúl Pérez



INDIVIDUOS PARTICIPATIVOS

¿Han visitado últimamente la página oficial de Nike? Encontramos en esta web una sección a través de la cual se nos oferta la posibilidad de participar en el diseño del producto que queremos adquirir. Podemos escoger la combinación de colores que queremos lucir en nuestras botas deportivas y añadir nuestro nombre en el empeine. Pero no sólo en las botas, también en otros productos que oferta esta marca, como pueden ser bolsos o relojes. ¿Y la radio? ¿La escuchan últimamente? En el programa matinal diario de la cadena SER, tardan casi un minuto en enumerar las distintas posibilidades que tienen los oyentes para comunicarse con el programa y dar su opinión: desde llamar por teléfono, hasta enviar un mail, pasando por dejar un mensaje en un contestador, enviar un sms o utilizar el chat de la página web de la cadena.

¿Qué está ocurriendo con nuestra forma de consumir y de producir en los últimos tiempos? En este artículo vamos a hablar de dos fenómenos cada vez más generalizados e íntimamente relacionados entre sí: la individualización y la participación. Estos dos hechos son causa y efecto de las dinámicas de cambio en las que nos encontramos inmersos desde hace ya algún tiempo. En el mundo de paradojas en el que vivimos, ocurren estas cosas, nos movemos en espirales que provocan que seamos el origen y la consecuencia.

Cuando hablamos de individualización, nos estamos refiriendo a la tendencia, cada vez más acusada y evidente, que radica en el abandono de la producción en masa. Los clientes quieren un producto eminentemente suyo, único, especial, individual. En empresas de producción, de tradición fordista, en las que imperaba a sus anchas la economía de escala, están cambiando la mentalidad. Tienen que pasar de producir 3.000 productos, todos iguales, en una sola cadena de montaje, a 20 minicadenas de montaje, en las que se producen una docena de productos diferenciados en cada una. Productos y servicios altamente diversos. ¡Quiero que mi zapatilla sea única! Ya no es suficiente con que la zapatilla te permita practicar un deporte en concreto. La situación económica, sociológica, psicológica y cultural en la que nos encontramos en el primer mundo, crea una red de razones para que busquemos satisfactores más sofisticados en los productos y servicios que consumimos. La individualización de los productos satisface las necesidades de más alto rango, aquellas que tenemos como seres autorrealizados, la necesidad de sabernos únicos. Una pregunta capciosa y malintencionada que podría venir al caso: ¿estamos realmente preparados para tomar tantas decisiones? Y otra, ¿queremos tomarlas? Pero no hay espacio aquí para tratar de dar respuesta a estas cuestiones.

El otro aspecto que habíamos anunciado es el de la participación. Además de querer un producto propio y original, exigimos cada vez más la posibilidad de poner nuestro granito de arena en su elaboración. Ya no nos conformamos con escoger, ahora queremos crear. La explosión de portales participativos en Internet da buena muestra de esta idea. Desde Youtube, hasta Flickr, pasando por el fenómeno blog, basan su modus operandi en la participación, llevada al extremo, de sus usuarios. Queremos nuestro protagonismo en lo que ocurre, que nuestra huella quede grabada de alguna forma. Nos encontramos, sin duda, ante la más exultante muestra de participación ciudadana, en todos los sentidos, de la historia.

Tenemos que conocer y controlar estos aspectos de la civilización en la que vivimos, si queremos sobrevivir y crecer en el maremagno individual y participativo. Y la obligación se expande en todas las direcciones. Démonos la vuelta de continuo para mirar al cliente interno, que es también más individual y más participativo que nunca. Y miremos también a los lados para considerar que los partners tienen similares necesidades y expectativas. La visión ha de ser total, porque estamos en un mundo sistémico. Pero este es tema para otro día.

Raúl Pérez

Dirección

Calle El Bachiller 6, 2
46010 Valencia

Teléfono

+ 34 963 626 359

Email

inmerco@inmerco.com

Linkedin 1389654839 linkedin circle gray

Encontrarás información de INMERCO y a su equipo en Linkedin.

Twitter

También nos encontrarás en Twitter.

Política de Privacidad

Folleto Proceso Mejora del Clima

 

Asociados con

tsa2
Inventa Logo

cooplexityinstitute logo M

logosumar